Un “interruptor” para una terapia génica más segura