La supervivencia del cáncer infantil en Navarra se mantiene en un 80% gracias a los tratamientos personalizados